26 de marzo de 2014

  Contenido completo
UN EMPRESARIO INFLUYENTE VS LOS DISCAPACITADOS

ESTACIONAMIENTO MEDIDO: UN NEGOCIO DE POCOS

Por Silvio Vallejos
   El Centro de Medicina Física y Rehabilitación (CEMEFIR), en realidad su Cooperadora, que posee Personería Jurídica, parece cercada por todos sus flancos. A partir de aplicación concreta de la ordenanza (20029) que rige el Estacionamiento Medido, aprobada en el 2010, perdería los recursos que percibía gracias a la legislación impulsada en 1989, por pedido del ex intendente Federico Pedro Russo. Además, los discapacitados a cargo de la venta de las tarjetas del Estacionamiento Medido fueron desvinculados de su empleo, y la Municipalidad apenas recibe un porcentaje menor del negocio, cumpliendo, sin embargo, con la inversión de fondo, en el modelo de Estacionamiento Medido creado específicamente para “una o dos empresas”, según denuncian los trabajadores afectados.
   De acuerdo a la nueva regulación, el personal discapacitado debía ser incorporado a la empresa ganadora de la licitación sin mucho trámite. Sin embargo, no hubo acuerdo por el monto que debían percibir los trabajadores, quienes reclaman como mínimo cien pesos por día de salario. 
   Con la licitación ganada bajo el brazo, el empresario Carlos Alberto Mendoza (quien de acuerdo a diferentes fuentes vinculadas a la Municipalidad, es ex coordinador del Plan + Vida del gobierno provincial) se presentó frente a los abogados de los trabajadores, como dueño de las empresas Sutec SA y Top Logistics. El empresario, de “sólidos vínculos con las autoridades municipales”, durante las dos reuniones celebradas sucesivamente, para formalizar la incorporación de los recursos humanos, acercó dos contratos a los letrados, cada uno con el nombre de una empresa distinta.
   Pero al no haber acuerdo, los abogados de los trabajadores apresurados por litigar, no tienen, aún hoy, certezas sobre los responsables reales de la titularidad del dueño formal del Estacionamiento. Todas las investigaciones destinadas a buscar los nombres fueron infructuosas. Ni concejales ni funcionarios ni la propia empresa, a través de quienes atienden desde su número gratuito, pudo responder al problema.  
   “Nosotros enviamos una carta documento dirigida a Top Logistic, nos contestaron, pero no reconocieron vinculación con los discapacitados que se habían comprometido a tomar como trabajadores”, explicó Fernando López, abogado de Dante René Salazar. “Ahora –agregó López- será el turno de la municipalidad, que deberá contestar qué empresa es la dueña del Estacionamiento Medido, para que podamos actuar contra todos, porque aquí no hay dudas, había un vínculo con el municipio, por medio de una de las formas de contrato, y luego están afectados los dueños de las empresas o empresa, que está o están a cargo de la tarea concreta”.
   López, como el resto de los profesionales al frente de la demanda, no sabe quién ganó la licitación, tampoco, si los contratos presentados por Mendoza, eran modelos de fantasía, si trata de otro nombre, o si simplemente no hubo empresa, sino un ganador directo, quien se quedó con el negocio de acuerdo al dedo de “alguien importante del municipio”, explican los afectados.
   Germán Castignani, del Departamento de Comercialización de Sutec S.A., representante de la otra empresa, que atribuye a su patrimonio Carlos Alberto Mendoza, de acuerdo a los papeles presentados frente a los letrados, aseguró que la firma, no tiene “ningún contrato vigente con la Municipalidad de La Matanza. Realizamos una evaluación y recomendamos posibles formas de aplicación del sistema de estacionamiento medido, pero no firmamos nada con el Municipio”. Según el representante de SUTEC S.A., “la gestión del estacionamiento medido la hace otra empresa que tampoco tiene vínculo con nosotros. No gestionamos de la forma en la cual se está haciendo en La Matanza, no es nuestra manera de trabajar. Somos una empresa internacional, líder en este tipo de negocios. SUTEC S.A. surgió como una escisión de la ex Unidad de Negocios de Siemens S.A. Servicios Urbanos, en el área de Semaforización y Control Inteligente del Tránsito y Alumbrado Público”, sentenció Castignani, para marcar diferencias con la tarea que se lleva a cabo en el distrito de La Matanza.

EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS

   Federico Pedro Russo, el viejo caudillo de La Matanza, había generado un círculo virtuoso y único en la provincia de Buenos Aires, que daba trabajo a los discapacitados, generaba recursos para el municipio y financiaba parte de las actividades de CEMEFIR, único centro de rehabilitación del oeste del conurbano.
   Pero la Entidad pasaría por varias etapas durante su existencia. A partir de la segunda mitad de la década de los 80’, comenzarían sus problemas, cuando un grupo de vecinas y “vecinos bien”, de las “clases más acomodadas” de San Justo, quiso hacerse cargo de la Institución, dejando fuera de la Cooperadora a los propios afectados, a los discapacitados.
   Los pacientes más comprometidos con la institución, fueron los primeros en “dejar su lugar” en la conducción de la cooperadora. Años después, la historia se repetiría, pero, en este caso, serían echados los profesionales, último obstáculo para lo que luego sería un evidente vaciamiento de la Entidad.
   “En nuestro caso, más que dejarlo, fuimos obligados a dejar ese espacio”, recuerda un viejo dirigente discapacitado, y algo similar cuentan los profesionales, echados años después.
   El Estacionamiento Medido era un sueño que abrazaron los discapacitados durante la década de los 80’. “Todo comenzó porque no contábamos con un lugar para estacionar los autos frente a la CEMEFIR”, explicó uno de los testigos directos de aquella época. Los comerciantes de la zona ocupaban el espacio y en forma colectiva, con infinidad de charlas, nació la idea de crear el Estacionamiento Medido, para regular la permanencia de los autos en la zona. Luego, la medida se perfeccionaría, y más tarde, ganaría forma, hasta transformarse en un modelo piloto para la provincia de Buenos Aires, a la que nadie le dio importancia.
   A partir del año 2004, cuando se hizo cargo Diego Viola de la presidencia de la Cooperadora, ya sea por mala fortuna o por una oscura conspiración, CEMEFIR fue perdiendo peso específico. Luego de una existencia de casi 58 años en la que su acción fue vital para la vida de cientos de miles de personas, la institución estaba al borde de su desaparición. Al mismo tiempo, fueron perdiendo peso sus acuerdos y contratos, como lo fue su vinculación puntual con el Estacionamiento Medido.  
   La crisis comenzó antes del 2010, pero el punto de inflexión llegó en marzo del 2012, cuando pacientes, vecinos de la ciudad de San Justo y amigos, evitaron la desaparición física de la institución y aseguraron la continuidad laboral de profesionales irremplazables. Sin embargo, resulta “imposible”, de acuerdo a los profesionales actuales, asegurar su continuidad, sin la contratación de técnicos jóvenes y sin la inversión suficiente. “A este paso, CEMEFIR, tarde o temprano, dejará de existir, y con ella, habría cierto interés en que desaparezca su vinculación con el edificio que la contiene; y su conexión con el negocio millonario del momento, el Estacionamiento Medido.  
  
LAS NUEVAS PELEAS
  
   A casi dos años de iniciada la lucha por la supervivencia de CEMEFIR y su edificio, Daniel Alejandro Sureda de la Asociación de Profesionales de La Matanza, comenzó a juntar firmas por internet, para recordarles a las autoridades que debían salvar a la Institución. Y casi al mismo tiempo, una nueva lucha iniciaban los trabajadores del viejo Estacionamiento Medido, para ser reconocidos por la Comuna.
   “No hay dudas, el sistema era claro, la municipalidad vendía las tarjetas a los trabajadores, y ellos, luego, se la vendían a la gente. Ahí hay un vínculo laboral, que mediante un acuerdo de caballeros, duró años. Un acuerdo que rompió el municipio, quien ahora deberá responder en la Justicia, al igual que la empresa que se comprometió a darle trabajo a quienes durante años hicieron esa tarea”, explicó Fernando López.
   Lo primero que hicieron fue presentar un Recurso de Amparo en nombre de Dante Salazar ante la doctora Mónica Luján López, quien rechazó la medida, presentada por Dante, un discapacitado en este momento sin empleo. De acuerdo a la Jueza, no se necesitaría una medida rápida porque existen otras vías para responder la desvinculación laboral llevada a cabo por el Concejo Deliberante, la Municipalidad de La Matanza y la o las empresas a cargo del Estacionamiento Medido. 
   Para describir en qué situación se encuentran los trabajadores: “Hay parapléjicos, rengos y discapacitados de todo tipo, que hoy no salen de su casa debido a la depresión que les generó el hecho de haber perdido su fuente de ingresos”, explicó López. Algunos estarían al límite de su resistencia psíquica, con posibilidades de empeorar de manera progresiva, si no se resuelve el problema, o si no se le da algún tipo de contención. 
      Si resulta llamativo el tratamiento de la jueza Mónica Luján López y sus tecnicismos, mucho más, resulta el comportamiento de las autoridades políticas, que no tomaron nota del problema. Recién ahora, con la aplicación de la norma y el perjuicio de los discapacitados, el concejal Ariel Martínez hizo un pedido de informe sobre el funcionamiento del Estacionamiento Medido y su par Fernando Asencio pidió la revocatoria de la Ordenanza.  

LA APLICACIÓN DE LA NORMA

   La secretaría de Tránsito y Transporte de La Matanza puso en funcionamiento desde noviembre del año pasado el sistema de estacionamiento medido, que, con críticas opositoras y vecinales, fue aprobado por el Concejo Deliberante, y solicitado en forma directa por el intendente Fernando Espinoza. De acuerdo a los empleados de la empresa encargada de aplicar la medida, por ahora, no importa la multa que deban pagar los incumplidores, sólo es importante el pago del acarreo (300 pesos), o sea, “no importa si la plata va a la comuna, ‘lo importante es que el dueño de la empresa cobre’, explicó una funcionaria de Tránsito bastante enojada, mientras apuntaba su dedo hacia el palacio municipal. 
      De acuerdo a lo señalado por el Ejecutivo, el objetivo de la medida es ordenar el tránsito en las zonas más afectadas de Ramos Mejía y San Justo, pero no son pocos los vecinos que se quejaron por la forma en que se llevaron a cabo las primeras tareas, y ponen en duda la aplicación justa de la norma, debido a que, lugares específicos donde siempre se estacionan autos en doble fila, como la Comisaría o la Casa de Auxilio de Ramos, se prevé que no serán afectados, por el alcance de la norma. Sin embargo, la grúa ya levantó varios autos que se encontraban mal estacionados en lugares periféricos de la ciudad, fuera de la zona afectada por el estacionamiento.
   De acuerdo a fuentes de la Dirección de Faltas de la Municipalidad, Leticia Piris, Secretaria de Tránsito de La Matanza, pidió infinidad de talonarios para registrar las infracciones de los conductores. Sin embargo, desde iniciado el nuevo sistema de Estacionamiento Medido, no se hizo una sola multa, pero sí levantaron infinidad de autos garantizando el ingreso económico por el costo de acarreo.
   Por otra parte, la aplicación de la medida, traerá varios dolores de cabeza a la Municipalidad, porque habría al menos dos vecinas que estarían iniciando juicio para poder estacionar sus autos en las puertas de sus casas, y al menos una tercera, que asegura que reclamó el ticket con número de Cuit y nombre de la empresa, y que no obtuvo respuesta alguna, e iniciaría acciones legales en estos días. Según fuentes municipales, habría hasta registro fílmico de esta situación en manos de las autoridades. 
   “Si la medida fuera justa, todo sería distinto, no cuestiono el método, creo que el Estacionamiento está bien, cuestiono lo que hicieron en Ramos, donde todo es un caos. Por ejemplo, construyeron un montón de edificios ilegales, no aseguraron los servicios elementales porque ante tanto departamento iba a aumentar proporcionalmente la demanda de los servicios, después de que aprobaron todo eso, ahora te meten el estacionamiento medido, o sea, no podés dejar el auto en la puerta de tu casa, tenés que dejarlo en un estacionamiento. Para mí es una excusa para recaudar o para llenarle los bolsillos al dueño de la empresa, habría que averiguar quién es”, explicó Alicia García.
   Con diferentes matices, el modelo se impuso en otras ciudades importantes de nuestro país, pero los concejales locales, por pedido del intendente, se inclinaron por aprobar un sistema muy similar al que se impuso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), donde las grúas se llevan los autos mal estacionados. Por su parte, Rosario, Morón y La Plata tienen un procedimiento parecido, controlado en algunos casos por medio de un sistema virtual y otro a través de un ticket, que informa a los inspectores sobre la falta de pago o no, pero en esos casos, ante un incumplimiento, se labra una multa que los usuarios deberán pagar oportunamente.
   En cambio, en La Matanza, la empresa responsable de las grúas está de parabienes, porque además de hacerlo en lugares regulados por la propia ordenanza, tiene la facultad de levantar autos fuera de la zona establecida por el estacionamiento medido. De hecho, la primera intervención, según señalaron fuentes cercanas al municipio, se llevó a cabo sobre una de las ochavas que queda fuera de la zona delimitada por la nueva normativa. 

 l0800-999-0911, teléfono gratuito que ofrece la publicidad oficial.
Resumen a mostrar Clickeá el siguiente link y seguí de cerca el Juicio por los secuestrados, torturados y/o asesinados en la Mansión Seré (hoy Gorky Grana), centro clandestino de detención durante la época de la dictadura militar, ubicado en Morón. Ahora, miércoles 26 de marzo 11.37.

28 de junio de 2010

Resumen a mostrar

INAUGURAN UNA MUESTRA DE FOTOGRAFÍAS SOBRE LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO

Contenido completo


La exhibición recorrerá otras escuelas del distrito de La Matanza.

Con la presencia de Hebe de Bonafini y de otras integrantes de Madres de Plaza de Mayo, quedó inaugurada la muestra que cuenta con 350 fotografías acerca de la historia de la asociación.

“Ustedes nos marcaron el camino, cada uno de nosotros tiene su propia experiencia pero esta muestra va a generar un emergente para enseñarnos toda esta historia que algunos nos estuvieron negando”, les dijo a las Madres, el director municipal de Derechos Humanos, Miguel Rocha.

Por su parte, la directora de la Región Descentralizada Noroeste, Gina Di Nardo, les agradeció por enseñar “una forma diferente de luchar” y agregó que “estamos viviendo un momento en que a la memoria, la verdad y la justicia las podemos ver.”

El acto inaugural se llevo a cabo en la Escuela Primaria Nº 1, ubicada en la calle Yrigoyen 2462, de San Justo, donde funciona el instituto Paulo Freire, que en conjunto con la Secretaría de Cultura y Educación municipal y la Jefatura Regional de Educación auspician la muestra fotográfica.

Desde el instituto les agradecieron a las Madres la visita, les aseguraron que la muestra “queda en buenas manos y, citando a Freire, que ‘no se puede transmitir lo que no se conoce’, por eso queríamos a las Madres en esta casa”.

La presidenta de la Asociación, Hebe De Bonafini, manifestó: “Nos damos cuenta de que las semillas que sembraron nuestros hijos andan dando vuelta por muchos lugares. Los que dieron el golpe militar no soñaban con esto y nosotras sí”.

“Hoy tenemos la suerte de tener un Gobierno Nacional que nos muestra que faltan muchas cosas pero que hay muchas que se han podido hacer; no están todos los asesinos presos como queremos, pero ya van a estar”, continuó.

Finalmente, aseguró que para las Madres lo más importante son los “sueños compartidos, son los sueños que querían nuestros hijos: un país mejor, trabajo para todos y vivienda para todos”.

La muestra, que está expuesta en el primer piso de la Escuela, de 18 a 20, cuenta con 500 CDs con fotos y 200 DVDs con la historia de la lucha de Madres, para que la exposición recorra las escuelas del distrito.